Edouard Beauprés, el gigante

1Nacido en Canadá en 1881, Edouard Beaupres, fue el mayor de 20 hermanos. Durante su infancia parecía un niño normal, pero fue creciendo a un ritmo mas rápido de lo normal y al cumplir los nueve años ya media 1.85m. A los 16, su familia, comienza a alarmarse al ver que el joven, ya alcanza los 2.15 metros. Al llegar a los 2,52 metros, decide dejar la escuela y seguir estudiando desde casa, ya que sufre mucho debido a su condición. En su edad adulta, ya domina varios idiomas y tiene un nivel cultural bastante elevado. Su familia no tarda mucho en darse cuenta que puede sacar partido a su gigantismo y le encuentran un promotor… al poco tiempo, Edouard se introduce en el mundo del espectáculo en donde, de circo a circo, demuestra habilidades como doblar vigas de metal, cargar caballos, entre otras. Gracias a su nueva vocación, tanto el como su familia, pueden vivir con un buen nivel económico, aunque esto también le provoca un alto nivel de estrés y presión.

Pasa años haciendo espectáculos hasta que en 1904 se le presenta la oportunidad de firmar un contrato importante en el para entonces prestigioso, St Louis World’s fair. Tres días tras la firma el contrato, muere en un hospital, con tan solo 23 años, debido a una hemorragia pulmonar provocada por la tuberculosis que sufría.

2Es aquí cuando empieza el tema macabro de la historia. William Burke, el dueño del St Louis World’s fair, decide no enterrarlo y lo manda a embalsamar. Al terminar el proceso, la funeraria prepara todo para enviarlo de nuevo al circo, pero Burke decide no cubrir los gastos ya que considera que son muy elevados. Así que decide contacta con la familia Edouard y comunicarles que ha muerto, para que recuperen el cadáver en la funeraria y así puedan preparar su funeral.

La familia acepta, y al ir a recogerlo, se encuentran con que el señor Burke no ha pagado ninguna tasa y ha huido dejando el cuerpo en la funeraria. Desgraciadamente, no tienen suficiente dinero para pagar los elevados costes del embalsamamiento, y se marchan abandonando el cadáver.

La funeraria no sabe que hacer con Edouard y además ahora tiene que cubrir los gastos del costoso embalsamamiento, así que deciden ganar algo de dinero exponiéndolo en una vitrina del lugar. Esta decisión tubo tanto éxito, que el mismo estado de St. Luis les ordeno que lo retiraran de la vitrina, ya que causaba aglomeraciones de gente en las calles, que esperaban impacientemente por verlo.

Debido a la presión del estado, deciden vender el cadáver y este pasa por dos dueños mas hasta terminar en manos del Dr. Napoleon Delorme, profesor en Montrael. Este lo expone en la facultad de medicina, donde permanece durante los próximos 85 años.

Aunque no todo es trágico en esta historia, podemos decir que tiene algo así como un final feliz…En 1975 que una de las sobrinas de Edouard solicita a la Universidad que dejen de exhibir el cadáver. Tras una batalla legal que se alarga hasta 1989, finalmente es cremado. Desde verano del 1990, en el pueblo su pueblo natal, Willow Bunch , se puede visitar una estatua construida en su honor.

3