Las hermanas Fox

Consideradas las creadoras del espiritismo moderno, estas tres hermanas (Leah, Margaret y kate) tuvieron su primera experiencia paranormal en su casa de Hydesville (en el estado de Nueva York) Tanto ellas como el resto de la familia, oían ruidos extraños por las noches y poco a poco, dos de las jóvenes hermanas empezaron a entablar relación con varios espíritus. Voces del mas allá les explicaban que habían sido asesinados en la residencia varias décadas atrás por un repartidor de leche, y este los había emparedado en el desván. Tras explicar estas “comunicaciones” a sus padres, la familia busco y halló huesos escondidos en donde las dos hermanas afirmaron que los encontrarían.

11725216_1024124184278440_604114674_oAsí empezó la exitosa carrera de las “fox sisters”, que durante dos décadas tuvieron numerosos clientes y engordaron bien sus bolsillos. Durante sus sesiones, los espíritus contactaban con Margaret y Kate a base de un tipo de código morse (dando golpes secos en la habitación donde ellas hacían sus rituales) En cambio, Leah, la hermana mayor, actuaba solo como representante de las dos jóvenes médiums.

 Sin embargo, años después fueron acusadas de ser una farsa… al parecer las hermanas crujían los huesos de los pies, de las rodillas y muñecas tan fuerte que parecía que el sonido venia de diferentes puntos de la habitación. Para demostrar que no son un frade, acuerdan realizar una sesión con las condiciones que les proponen los acusadores, que son ponerse cojines bajo sus pies y colocarse en un lugar donde el suelo no es de madera. Es entonces cuando se comprueba que ningún sonido proviene directamente de la habitación. Al ver que no podían engañar a los incrédulos asistentes de la sesión, se desesperan de tal manera que llegan a subir a un armario de madera para entablar contacto (con la excusa de que era el lugar donde el espíritu les pedían que se colocaran). Tras esta desastrosa sesión, quedo claro que todo eran golpes y ecos producidos por ellas en superficies de madera.

11717028_1024124150945110_1557469205_nAunque esta experiencia provocara la perdida de casi todo su “cache” , las hermanas Fox en un principio no acabaron en la ruina porque estaban casadas con hombres de clase alta que pagaban sus numerosos viajes para que siguieran haciendo sesiones de espiritismo por todo el mundo. Aun así, años mas tarde y tras la muerte de sus maridos no pudieron evitar acabar en la miseria y pobreza extrema, ya que estos les dejaron numerosas deudas y varios hijos que mantener. Antes de que las desgraciadas hermanas acabaran muriendo de hambre, Margaret escribe una confesión en donde asegura que dejaban manzanas colgando en el techo para que el viento las movieran y provocaran ruidos en el ático. También acepta que crujían sus huesos  (gracias a una malformación que provocaba que sonaran mas fuerte de lo normal) y que daban fuertes golpes con su dedos y talones en maderas. Margaret también revelo, que en mas de una ocasión dejaron huesos de animales en lugares estratégicos para después revelar que eran humanos.

Sin embargo, un detalle que nunca se pudo explicar, es el hecho de que en su niñez, contactaran en la casa con un espíritu llamado Charles B. Rosn, ya que décadas antes vivió un hombre que se hacia llamar Charles Bell R. Este espíritu les explico que había sido asesinado y emparedado en la pared del desván detrás del horno de la calefacción. En 1904, varios años después de la muerte de las tres hermanas, realizaron reformas en la casa y hallaron el cadáver de este hombre en el lugar indicado. Las tres hermanas ya habían fallecido así que nunca pudieron ser testigos de el único caso que al parecer era realmente un hecho paranormal.