The house of whispers

Esto hunde a Olivia en la depresión. No tiene familia cercana, sola, se vuelve una reclusa en su casa. Fred en menos de tres meses abandona a Olivia. Tiene la excusa perfecta y se lleva a su otro hijo con él.A las pocas semanas de quedarse sola, su hijo mayor, Fred Jr de solo diez años se ve obligado a llamar a las autoridades. Durante más de una semana no recibe noticias de su madre.

Al llegar la policía se encuentra con la casa hecha un caos y Olivia encerrada en la habitación del pequeño Charlie. La habitación está intacta y ella completamente sucia. Ella asegura que ha visto algo en su casa, Él es la culpable de la muerte de Charlie, “Él se lo llevó”, no para de repetir.

A los pocos meses la encierran en una institución psiquiátrica. Para su desgracia, Walter Freeman ha popularizado un nuevo tratamiento que ha sido utilizado por la familia Kenedy. Asegura combatir una enfermedad “exclusiva” de mujeres: la histeria. El tratamiento es la lobotomía con pica hielo.

Ocho meses después Olivia abandona el hospital diciendo que Él no la ha dejado en paz, no deja de seguirla. Fred es su guardián y marido legalmente pero se queja de que no puede cubrir los costes ni del hospital ni de una cuidadora. Además, Olivia está marcada, le es imposible encontrar trabajo, el estudio no quiere saber nada de ella y los pequeños estudios de animación no pueden tener a una mujer “histérica” en cartelera. Fred no se lo piensa y le pide el divorcio. Además, aprovecha que no es capaz de cuidar de sí misma y se hace con el control sus cuentas.

El que vuelve a ser su salvación es Jacques Tourner. Ahora un director con cierto reconocimiento, después de “Cat People” y “I walked with a zombie”, le ofrece una oportunidad única, escribir su siguiente película. Jacques Tourner quiere hacer una nueva obra de terror, más rompedora y terrorífica que sus dos obras anteriores. Recuperando sus raíces francesas le propone rodar en Europa.

Sin embargo, el estudio se opone, piden algo más exótico y más económico, algo como Latinoamérica. Jacques Tourner lucha con el estudio y logra convencerles de rodar en un término medio: Barcelona.

En ese momento de postguerra, resulta mucho más rentable rodar en España y está cerca Francia. Así el podrá visitar su tierra, ahora que la guerra ha finalizado.

Después de muchos intentos, logra hacer que Olivia acepte, su posición no es mucho más alentadora, sin nada que comer y siendo la carga de su pequeño Fred Jr, que cuida de su madre a pesar de ser tan sólo un adolescente.

Lo que Jacques Tourner no tuvo en cuenta es que estaba enviando a una mujer depresiva a vivir a un país desconocido para ella, sin apenas conocer el idioma y en un ambiente tenso después de los enfrentamientos bélicos. No era un nuevo inicio, era una prisión. Sin contar las taras que le dejó el tratamiento.

A finales de 1945 Olivia llega a Barcelona. Su intención es encerrarse y escribir. Busca la inspiración en historias reales. Fred Jr mientras tanto empieza a aprender castellano.

RKO paga el alquiler y le dá la mitad de un sueldo, bajo pero respetable.

Todo parecer ir bien o eso cree Jacques Tourner hasta noviembre del mismo año cuando recibe la última carta de parte de Olivia y pierde la comunicación por completo con ella. Algo habitual en la época.

Lo único que se sabe de Olivia es que al llegar a Barcelona todo va sobre ruedas, se centra en su trabajo. Quiere demostrar que una mujer puede escribir un guión.

Vosotros estáis aquí para saber de qué iba ese guión final que Tourner nunca logró encontrar. De qué iba esa historia que fue la última esperanza de Olivia. Y tal vez, y sólo tal vez… saber qué fué de ella.