The house of whispers

En el año 1884 empieza la construcción de una gran mansión estilo victoriano, que se prolongará hasta la muerte de Sarah, el 5 de septiembre de 1922.

Debido a la fama obtenida gracias a la construcción de dicha mansión y a expensas de la Sra. Winchister, Myra empieza a trabajar con múltiples personajes de la época entre los que cabe destacar a Mary Pickford, Gloria Swanson , Charlie Chaplin, Henry Ford, Loise Brooks, Bessie Smith, Emil Jannings o Joe Kennedy, entre otros.

En poco tiempo, la médium se ve rodeada de múltiples ricos y famosos quienes reclaman sus servicios, cosa que la lleva a ascender de posición en la escala social de la época.
Pero, a pesar de su reciente notoriedad y extraordinario patrimonio, Myra no consigue alcanzar aquello que más desea: tener un hijo.

Tras dos matrimonios fallidos durante los que es víctima de 4 abortos, finalmente logra quedarse embarazada a la edad de 49 años de su primera y única hija, Madison.

Nunca se llegará a saber la identidad del padre de la criatura, ya que, Myra, dotada de una extraordinaria belleza, protagoniza múltiples y agitados devaneos amorosos.


Sin embargo, la desdicha en la flamante carrera de la médium llegará de la mano de Harry Houdini. Famoso por su pasión por la magia, Houdini es también conocido por desenmascarar múltiples fraudes.
Durante una de sus giras por el país, Houdini conoce a Myra. Este la acusa de fraude y ella, ofendida, le invita a una sesión de espiritismo en la que le promete el contacto con su madre ya fallecida.
Houdini, escéptico a este tipo de temas, se muestra especialmente irritado cuando Myra intenta contactar con el espíritu de su madre, fallecida años atrás y la médium reproduce el mensaje literal recibido. Houdini reveló que difícilmente podía ser en verdad su madre: el mensaje estaba en inglés, mientras que su madre solamente hablaba una mezcla de alemán, húngaro y yidish; una cruz encabezaba el mensaje, pero su familia era judía.
houdini-house-of-whispers

A raíz de tan desafortunado incidente, Myra se ve envuelta en toda serie de acusaciones desatadas por el famoso mago y seguidas por toda una serie de poderosos de aquella época.
Tras la perdida de su reputación y gran parte de su fortuna, se ve obligada a partir de Boston y decide emigrar con su hija Madison a Barcelona, ciudad natal de su fallecido padre. Decide poner mar de por medio y volver a empezar de cero en una ciudad en la que nadie conoce su existencia. Se instalan en el número 307 de la calle Nàpols, en una gran casa, que, hasta aquel momento, había permanecido deshabitada durante largo tiempo. Myra decora su nueva morada de forma diferente, personal y totalmente inaudita, siguiendo su propio criterio, alejada de las tendencias de aquel entonces.
Pero el infortunio se niega a abandonarla y Madison contrae la gripe española, una de las enfermedades que mas desolaron Europa y Asía al inicio del siglo XX. Myra perderá casi todo lo que le queda de fortuna intentando encontrar una solución para salvar a su querida hija.

Después de un viaje como ultima esperanza a Francia, Myra se recluye dentro de su casa y no se le vuelve a ver nunca mas. No se tienen noticias de ninguna de las dos residentes y quedan en el olvido al igual que muchos otros debido a al crack económico, a dos guerras y una guerra civil.

Hasta 1970 cuando se reclama por primera vez el piso en el que ellas se alojaban…”continuará”